Asamblea Legislativa rechaza proyecto de ley para imponer tributos a los alimentos industrializados

El proyecto se denominaba: “Ley para desincentivar el consumo de productos ultraprocesados y fortalecer el Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja Costarricense del Seguro Social” y era una idea del Frente Amplio.

Los diputados integrantes de la Comisión Permanente Especial de Juventud, Niñez y Adolescencia, rechazaron por abrumadora mayoría el proyecto de ley que desde el 2017 impulsaba el partido Frente Amplio. El único diputado que apoyaba más impuestos sobre los alimentos fue José María Villalta.

Durante su tramitación CACIA argumentó ante los diputados de la anterior legislatura y la actual, los impactos negativos que un proyecto como el descrito podían tener sobre los hogares costarricenses, además de la afectación hacia la industria. Los errores del proyecto fueron evidenciados desde el área legal y científica que emitieron criterios sobre el fondo del texto. El Departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa advertía que  la norma propuesta era irrazonable, pues establece como agente retenedor del impuesto al mismo obligado o contribuyente, al tiempo que recomendaba el replanteamiento del  proyecto en aras del cumplimiento del principio de seguridad jurídica.

Por su parte CACIA rechazaba de plano una iniciativa que incrementará el costo de los alimentos. Con la tarifa que se pretende aplicar a los productos “ultraprocesados”, se estaría aumentando los costos de dichos productos en más de un 11%, lo cual resulta ya muy elevado. Adicionalmente, algunos productos como las bebidas líquidas envasadas iban a tener un aumento en su tarifa de un 40%, en el impuesto específico que pagan hoy en día, por lo que nos encontramos ante una propuesta totalmente desproporcionada y voraz.

Igualmente, la iniciativa fue duramente criticada por sectores profesionales y científicos de la Ingeniería de los alimentos, por la utilización del término “ultra procesado”, la cual, técnicamente no existe en ninguna norma internacional de referencia, ni se encuentra validada por los expertos en Ciencias de Alimentos.  En el trabajo de información hacia los diputados resultó vital la participación de la Asociación Costarricense de Profesionales en Tecnología de Alimentos (ASCOTA), Escuela de Tecnología de Alimentos de la Universidad de Costa Rica, quienes explicaron la Desvinculación con el Codex Alimentarius, ya que  el texto del expediente carece de normativa que responda a lineamientos y códigos de buenas prácticas del máximo organismo mundial sobre el tema de normas alimentarias, a saber, el Codex Alimentarius, el cual es actualmente referencia mundial para la armonización de la legislación alimentaria.

Dichas entidades técnicas, se refirieron a la mala utilización de la denominada clasificación NOVA, recientemente acuñada por la OPS, en la cual se establece un vínculo entre los niveles de procesamiento y utilización de ingredientes, con los factores de riesgo hacia las enfermedades no transmisibles, lo cual no tiene ninguna validez ni demostración científica.

Otro de los factores que incidió sobre el rechazo de la iniciativa es que es bien sabido que en Costa Rica existe un sistema solidario y tripartito de seguridad social, conformado por patronos trabajadores y Estado, que ya contribuyen a financiar el fondo de pensiones de país, por lo que era preocupante el querer capitalizar dicho fondo por vías fiscales cargadas a sectores productivos específicos.

Finalmente el informe de la sub comisión de diputados que rechazó el proyecto explicó que:

Por otra parte, tampoco se considera conveniente cargar con más tributos al sector productivo para que contribuyan a financiar el fondo de pensiones del país, ya que, como es sabido, en Costa Rica existe un sistema solidario y tripartito de seguridad social, conformado por patronos, trabajadores y Estado, quienes son las partes que deben otorgar estabilidad financiera a dicho sistema y no el sector empresarial formal, quienes, como patronos, ya se encuentran aportando a la seguridad social con un porcentaje del salario de cada trabajador.”

Desde CACIA agradecemos sinceramente a las señoras y señores diputados que con su voto rechazaron un proyecto carente de sustento científico.

 


Publicaciones

Revista Alimentaria

Suplementos Estilos

Directorio