CACIA con información de primera mano sobre ingeniería genética aplicada a materias primas como soya y maíz

gmo-170-270Gracias a una invitación de Inolasa y el Consejo Exportador de Soya de los Estados Unidos (USSEC), la Tecnóloga de Alimentos de la Industria Alimentaria, Mónica Elizondo, participó del 5 al 10 de setiembre en una gira por Estados Unidos, para conocer los últimos avances tecnológicos e información objetiva y de primera mano sobre las tecnologías de modificación genética de los alimentos.

Participaron representantes de gobierno, sector privado y prensa de varios países: Costa Rica, Perú, Ecuador, Colombia y México.  Esta misión incluyó visitas a organizaciones que han estado involucradas en temas relacionados a los cultivos biotecnológicamente desarrollados y sus regulaciones: Food and Drug Administration (FDA), Environmental Protection Agency (EPA) y United States Department of Agriculture (USDA).

Durante la gira, se visitaron cultivos sostenibles de soya y se conversó con los agricultores acerca de los beneficios y rendimientos de los mismos así como el impacto ambiental. Además, conocieron reconocidos centros de investigación en materia agrícola como Donald Danforth Plant Science Center, y la Universidad de Perdue.

Entre los temas vistos destaca la seguridad que hay en todo el marco regulatorio detrás de los alimentos transgénicos.  Cabe destacar que en EE.UU recientemente se aprobó en el Congreso el etiquetado para los alimentos procesados y se convirtió en Ley Federal, que será implementada en el término de un año.

Los alimentos transgénicos tienen ventajas para el uso del suelo y protección al ambiente, así como  beneficios para los consumidores y esto es algo que los estadounidenses han aprendido con el paso de los años.

Para CACIA es muy importante que más consumidores conozcan la ciencia detrás de los cultivos transgénicos  y que se disipen las dudas y mitos que se generan alrededor de estos alimentos, para que no se impulsen regulaciones que generen más obstáculos a la industria sin necesidad.

“Hay mucha tecnología e investigación para que un alimento transgénico salga al mercado. Estos alimentos ofrecen la posibilidad de disminuir el hambre en el mundo y aportan muchos beneficios nutricionales a los alimentos procesados, por eso no podemos quedarnos rezagados de estos avances”, indicó Elizondo.

Costa Rica tiene más de 30 años de consumir productos transgénicos y más del 95% provienen del maíz y soya.

“Hoy es más caro producir alimentos no transgénicos que transgénicos, porque la producción de alimentos no transgénicos ocupa mayor uso de químicos que uno transgénico, que fue modificado precisamente para utilizar menos químicos, explotar menos el suelo y obtener mejor rendimiento a las cosechas, lo que contribuye a que las mismas tengan menos costos y mayor demanda”, comentó la Tecnóloga de Alimentos de CACIA.

De acuerdo con Mónica Elizondo, los alimentos transgénicos tienen ventajas nutricionales que los consumidores costarricenses deben conocer mediante las etiquetas.


Publicaciones

Revista Alimentaria

Suplementos Estilos

Directorio