Se encuentran en trámite en la Asamblea Legislativa dos nuevos proyectos de ley relacionados con los desechos plásticos.

Durante las últimas semanas, dos nuevos proyectos de ley relacionados con los desechos plásticos han tenido curso en la Asamblea Legislativa. Ambos con importantes impactos sobre la industria alimentaria y de bebidas, lo que ha motivado la necesidad de dialogar con diputados y exponer una visión distinta hacia la problemática de los desechos plásticos.

  • Prohibición para bolsas de un solo uso y pajillas.

El expediente 20.985, “Ley para combatir la contaminación por plástico y proteger el ambiente” que impulsa el diputado del partido Unidad Social Cristina Erwen Masís, busca generar programas de financiamiento y acompañamiento a micro y pequeñas empresas que desarrollen proyectos de reducción y prevención de contaminación por plástico y residuos sólidos, conservación y usos sostenibles, desde Banca para el Desarrollo.

En materia de prohibiciones las establece para las bolsas y pajillas, así como restricciones en compras públicas al momento de adquirir empaques, vajillas, recipientes. Propone que los comercializadores y distribuidores de envases y botellas tendrán que recolectar un 50% de los envases en el mercado y la obligación de que en la fabricación  se garantice que se usó, como mínimo, un 50% de plástico reciclado. Finalmente, establece que el tema de gestión de residuos sea incluido en programas educativos escolares.

Es un texto que evita caer en el enfoque de crear más impuestos sobre el consumidor, por lo que permitiría ser un punto de partida desde el cual, como sector industrial alimentario, se puedan dar insumos para enriquecer propuesta.

  • Impuestos a tapas de inodoros, cepillos de dientes, rasuradoras desechables, entre otros.

Por su parte la diputada del PAC Paola Vega, presentó un proyecto denominado “Ley para solucionar la contaminación de residuos plásticos”, expediente 21.159.

Este texto propone en su argumentación principal la creación de más impuestos sobre la población, esta vez sobre los insumos plásticos con una tarifa del 10%, así como impuestos del 15% y 25% para:

Productos plásticos para el baño o de uso sanitario o higiénico, como: bañeras, duchas, fregaderos, lavabos, bidés, inodoros y sus asientos y tapas para inodoros y similares, cepillos de dientes, peines y cepillos para cabello. Jaboneras plásticas u otros artículos plásticos para contener o guardar jabones, así como otros accesorios plásticos para la ducha, como cobertor plástico para la cabeza. Productos plásticos para uso en la cocina como cucharas para olla arrocera, cucharones, espátulas, pinzas, escurridores, asas, mangos, entre otras.

Contenedores plásticos para alimentos y bebidas de usos múltiples, que soporte calor o congelación de manera reiterada. Envases, contenedores, recipientes y embalajes, de productos líquidos y sólidos de un solo uso, de cualquier capacidad. Sujetadores plásticos de envases (tipo “six pack”). Entre muchos más.

Impulsa prohibición para la comercialización del poliestireno (estereofón) restricciones en compras públicas institucionales, la meta de que para el año 2030 todo envase plástico debe ser reciclable, etiquetado frontal para los envases con mensajes ambientalistas.

El dinero que recaude el impuesto será para un fondo azul para objetivo financiar las actividades que contribuyan a la reducción de la contaminación por residuos plásticos

Para CACIA el problema ambiental de los desechos plásticos que llegan al mar, radica en la inadecuada disposición de todos los desechos, incluidos los plásticos.  El ser humano impacta el ambiente en todas sus actividades, especialmente en su dinámica de consumo en la vida diaria.

Los plásticos no son los enemigos del medio ambiente, como tampoco lo son las llantas, refrigeradoras, muebles, ropa y demás desechos humanos que terminan en los ríos y playas de Costa Rica. Las afirmaciones continuas, preconcebidas y mediatizadas que aspiran a mostrar que los productos de plástico son un peligro para la fauna en general, desconocen que todos los materiales que utilizan las personas en las dinámicas de consumo, generan impacto en el medio ambiente.

El problema de la contaminación no es problema intrínseco de los residuos plásticos, radica en las personas y en forma irresponsable que lanzan los residuos a las alcantarillas, ríos, calles y lotes baldíos. Hay municipalidades que carecen de la capacidad logística para realizar la recolección separada, según lo establece la legislación.

Por lo anterior, la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA) ha empezado a transmitir a los legisladores que cualquier iniciativa en esta materia,  sea construida a partir del diálogo y participación efectiva del sector industrial, más allá de las consultas de trámite y finalmente agregadas a los expedientes legislativos para efectos históricos.

 Mirar acá carta enviada por CACIA a comisión legislativa que mira este proyecto 21.159


Publicaciones

Revista Alimentaria

Suplementos Estilos

Directorio